La competitividad de sectores estratégicos para las economías nacionales está directamente vinculada a la capacidad operativa de los puertos y vías y navegables. Incoporar  tecnología e innovación para mejorar la navegabilidad, la seguridad, la  eficiencia es clave para aumentar los niveles  del comercio exterior y generar divisas